Recomendaciones para el trabajo remoto por el coronavirus

Ante el coronavirus, realice home office

Las empresas que por la naturaleza de sus actividades han tomado la decisión de enviar a sus colaboradores a realizar el trabajo asignado bajo el modelo “Home Office”, lo han hecho para proteger la salud de sus empleados y la de sus familias, para poder dar continuidad a la operación y  los servicios que prestan a sus clientes.

Nos sorprendió a todos esta crisis sanitaria. Hubo poco tiempo para definir el plan de “Home Office”. Por lo mismo les damos algunas recomendaciones para que esta forma de trabajo dé buenos resultados y los empleados respondan a la confianza brindada por sus empresas.

Para el empleado:

• Hacer participe a su familia, que el trabajo que realiza en la oficina ahora lo desempeñará de manera remota . Es decir desde su casa.

• Pedir su apoyo para trabajar sin interrupciones. Quienes tienen hijos habrá que explicarles que no están de vacaciones, sino que por la contingencia del COVID-19 trabajarán desde casa.

• Elegir el lugar más adecuado para poder desempeñar su trabajo en las mejores condiciones posibles.

• Mantener la rutina que tiene establecida en un día normal de trabajo. Hora de levantarse, bañarse, arreglarse, desayunar. Ahora habrá más tiempo para disfrutar el desayuno por el tiempo de transporte que por ahora, no será necesario.

• Iniciar su jornada laboral a la hora que tiene establecida en su empresa. Si cuenta con herramientas de interconexión con su jefe, el saludo será una muestra de amabilidad y confianza.

• Definir su agenda del día. Organizar sus actividades lo ayudarán a mantener el foco en lo importante. Estar en contacto con sus clientes.

• Al término del día envíe un correo a su jefe indicando los avances.

Para el jefe inmediato:

• Establecer el medio de comunicación con sus colaboradores. Ponerse en contacto diario con ellos, para comentar la agenda de trabajo del día y al final de la jornada, establecer nuevo contacto para revisar avances. Cada uno definirá la periodicidad de las llamadas.

• Programar al menos una vez a la semana, una conferencia de trabajo con su equipo para escuchar las experiencias que han tenido con esta nueva forma de trabajo y que van desde identificar los problemas que se les hayan presentado, si estos requieren atención prioritaria, esto con el fin de no interrumpir el trabajo remoto.

• Elaborar un reporte semanal con los avances y principales logros del grupo, para mantener motivado al personal y reconocer el esfuerzo que realizan de mantener la disciplina del trabajo, sin requerir ser supervisados de manera directa.

Hay estudios que demuestran que cuando la persona se comprometen a dar buenos resultados, mantener una actitud positiva, observar una disciplina para organizar su día de trabajo y tener una comunicación adecuada con su jefe, derivan en que la productividad y la eficiencia puede aumentar de manera muy satisfactoria.

Esperamos que esta experiencia de “Home Office” obligatorio nos aporte buenas lecciones para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *